THE TOTAL PROJECT

THE TOTAL PROJECT
"Las fuerzas que mueven el cosmos no son diferentes de aquellas que mueven el alma humana" Lama Anagarika

domingo, 28 de febrero de 2010

AFRONTAR LA ENFERMEDAD CON LA VOLUNTAD DE ESCALAR MONTAÑAS Región de Gunma, Japón, Sr. Horicuchi, 70 años


Al leer esta frase pensé, ¡no estoy solo!; al contrario, los hombres, tarde o temprano, tienen que afrontar retos, tomar decisiones, luchar contra las adversidades, etc. por lo que sus vidas experimentarán giros inesperados.
Cuántas veces pensamos no estar preparados ni anímica, ni físicamente para subir montañas, sin importarnos su dificultad, solamente porque ello supone un esfuerzo añadido.
La determinación con la que está dicha la frase, la edad del sujeto, y sobre todo la aptitud al afrontar la enfermedad que padecía es digna de toda mi admiración. En este caso CÁNCER de hígado. No es una errata, escribo CÁNCER con mayúsculas porque, cuando se menciona esta enfermedad, más en concreto cuando te dicen que la tienes, de repente es como si te hubiesen enterrado en vida, no sólo a uno mismo, sino también a las personas más allegadas y próximas con las que compartes alegrías y tristezas, proyectos e ilusiones.
Al decir que padeces CÁNCER muchas personas cambian el semblante de la cara y ponen un rictus de sorpresa amarga, como diciendo pero sin decirlo, ¡lo siento!, y hablo por propia experiencia.
En general se piensa que uno está a salvo de todo esto, qué a ninguno nos va a afectar esta enfermedad! a mí, y a mi familia no nos ocurrirá! Más, he aquí que un buen día te levantas, y lo que pensabas que no te podía ocurrir ya es una evidencia, un hecho constatado, toda tu vida se convirtió en un borrador de una obra teatral que hay que volver a reescribir, y sobre todo a interpretar.
En todo momento he procurado ser muy consciente de la enfermedad que padezco o he tenido, pues se puede vencer y contárselo a la gente con naturalidad. Esta aceptación ha sido una magnífica terapia que me ha ayudado a superar momentos de abatimiento, a ver la muerte como un principio vital consecuencia de la misma existencia, y sobre todo a dar gracias por la nueva oportunidad que me brinda la vida para disfrutarla más intensamente pero, a la vez de manera más consciente, y sobre todo lo más importante es que podemos y debemos ayudar en todo lo posible a otros afectados por la misma dolencia y a sus allegados. ¿Por qué no? Al ayudar a los demás me estoy ayudando a mí mismo. Todos, en algún momento de nuestra vida, necesitamos ayuda, algo que nos motive y estimule para afrontar mejor los problemas.
El padecer esta enfermedad, bajo mi punto de vista, debe ser el pistoletazo de salida para intentar ser mejores, aprender más y desempolvar viejos sueños nunca realizados pero realizables tanto a nivel físico como mental.
Dejar volar la imaginación es magnífico para el espíritu pues esta forma de ensoñación te aparta de los malos pensamientos y el pesimismo da paso a un optimismo revitalizador.
A título personal mi caso es como sigue: ”En Junio del 2006 me extirparon un riñón por causa del CÁNCER y tuve mucha suerte, pues las posibilidades de vencer a la enfermedad son muy grandes”. Anímicamente la superación se la debo a la montaña, a mi afición por vencer el reto de las grandes alturas, pero esta es otra historia que ya contaré. Mi mayor fortuna ha sido no tener que soportar un tratamiento de quimio ni de radioterapia. Eso sí, cada seis meses tengo que someterme a una serie de pruebas para ver el estado de mi organismo, rezando para que todo salga bien, pero teniendo muy presente lo que me dijo el doctor que ha llevado mi caso: “ piensa que tienes una espada de Damocles sobre tu cabeza”.
Al año de todo esto, a mi hermana, con la que comparto la pasión por las montañas, le fue diagnosticado Cáncer de pecho; ella lo paso mucho peor que yo, recibió tratamientos de radio y quimioterapia; le fueron extirpador los ganglios lo que supone que permanecerá con secuelas el resto de su vida.
Y aquí estamos, luchando por hacer realidad muchos de nuestros viejos sueños, lucha que hago pública para que pueda servir de ayuda a las personas que tienen serias y graves dolencias. El reto es escalar todos juntos dos elevadas montañas.

2 comentarios:

kili dijo...

hola, me llamo Kili del rio. Desde hace años practico bastantes deportes de montaña: btt, esqui, hielo, roca, etc. Vivo cerca de Madrid.
Este verano me diagnosticaron leucemia promielocitica aguda atipica (toma ya¡¡¡). Recien llegado de los Alpes, el susto fue el mayor de toda mi vida, no me lo podia creer.
El mismo dia que me diagnosticaron la enfermedad ingrese en el hospital La Paz. Comence con la quimio oral e intravenosa e intentaba motivarme subiendo escaleras y andando lo que me dejaban. En esos momentos, mi familia, amigos y equipo sanitario fueron un apoyo impresionante. Afortunadamente todo fue muy bien, pese a todo, pase un mes ingresado sin salir.
A la semana de salir ya montaba en bici de carretera y a escalar en La Pedriza y La Cabrera.
Un mes despues volvi a ingresar, esta vez solo seis dias, para otro ciclo de quimio intravenosa. Ya llevaba mi vida normal.
Asi estuve los dos meses siguientes hasta que acabe los cuatro ciclos de quimio.
Desde Diciembre no he vuelto a ingresar, sigo los controles pertinentes y las analiticas. Hago mi vida normal, todo ha ido asombrosamente bien. Esquio, escalo, salgo todo lo que puedo y me encuentro mejor que hacia años.
Desde entonces veo la vida de otro modo, disfruto mas del dia a dia, intento que nada me agobie y procuro ser cada dia mejor.
Todos los que practicamos alpinismo tenemos el miedo presente, creo que esto me ayudo a enfrentar la enfermedad.
Me gustaria que contarais conmigo para lo que querais. Hoy en dia sigo con los controles y medicacion pero no me limitan.
A sido una agradable sorpresa conoceros.
un saludo

kili (kilidrb@hotmail.com)

kili dijo...

ahora que veo tu foto resulta que te conozco.
no trabajabas en 3 valles